Nuestra Patrona

Santa Rosa de Lima, Virgen, nacida en Lima, Perú, el 20 de abril de 1586; allí murió el 24 de agosto de 1617.

Santa Rosa de Lima es la patrona de América Latina y las Filipinas.  El nombre verdadero de esta santa de América del sur fue Isabel, pero ella era una niña muy hermosa y fue llamaba Rosa, y con ese nombre se permaneció.  A medida que ella iba creciendo, se hacía más y más hermosa, y un día su madre le puso una corona de flores en su cabeza para mostrar su belleza a los amigos.  Pero Rosa no tuvo ningún deseo de ser admirada, pues ella había dado su corazón a Jesús.  Así que se puso un pin largo en la corona y  le perforó tan profundamente, después se le hizo muy difícil quitarse la corona.  Otra vez le dio miedo que su belleza podría ser una tentación para alguien, ya que la gente no podía quitar los ojos de ella.  Por lo tanto, ella se frotaba su cara con pimienta hasta que se hiciera roja y ampollas.

Santa Rosa trabajo tan duro para apoyar a sus padres pobres y ella humildemente obedeció a sus padres, excepto cuando ellos intentaron casarla, ella se negó a hacerlo.  Su amor a Jesús fue tan grande que cuando hablaba de él, su rostro y sus ojos brillaban.

Rose tuvo muchas tentaciones del diablo, y también muchas veces tuvo que sufrir sensaciones terribles de soledad y tristeza, cuando le parecía que Dios estaba lejos.  Sin embargo ella ofrecía alegremente todos esos problemas Él.  De hecho, en su última larga y dolorosa enfermedad, esta heroica mujer solía orar: “Señor, aumenta mis sufrimientos y con ellos aumenta Tu amor en mi corazón”.

Muchos milagros siguieron a su muerte.  Fue beatificada por Clemente IX, en 1667 y canonizada en 1671 por Clemente X, la primera de las Américas en ser tan honorada.   Su fiesta es celebrada el 23 de agosto.  Ella es representa llevando una corona de rosas.