Confirmación

“Los profetas del Antiguo Testamento predijeron que el Espíritu de Dios descansaría sobre el Mesías para sostener su misión. Su profecía se cumplió cuando Jesús el Mesías fue concebido por el Espíritu y nació de la Virgen María. El Espíritu Santo descendió sobre Jesús en la ocasión de su bautismo por Juan. Toda la misión de Jesús ocurrió en comunión con el Espíritu. Antes de morir, Jesús prometió que el Espíritu se le daría a los Apóstoles y a toda la Iglesia. Después de su muerte, fue resucitado por el Padre en el poder del Espíritu.

La confirmación profundiza nuestra vida bautismal que nos llama a ser testigos misioneros de Jesucristo en nuestras familias, vecindarios, sociedad y el mundo … Recibimos el mensaje de fe de una manera más profunda e intensiva con gran énfasis dado a la persona de Jesucristo, quien le pidió al Padre que le diera el Espíritu Santo a la Iglesia para edificar la comunidad en servicio amoroso “. USCCB

El Bautismo, la Eucaristía y el Sacramento de la Confirmación juntos constituyen los Sacramentos de la Iniciación Cristiana, cuya unidad debe salvaguardarse. Porque por el sacramento de la Confirmación, los bautizados están perfectamente ligados a la Iglesia y están enriquecidos con una fuerza especial del Espíritu Santo. Por lo tanto, son, como verdaderos testigos, de Cristo, más estrictamente obligados a difundir y defender la fe por palabra y obra.

La Confirmación es un programa de catequesis de dos años supervisado por el Director de Formación Cristiana de la Parroquia, Kevin Cummings. Comienza en 8 ° grado y dura todo el 9 ° grado. Los adultos de dieciocho años o más deben llamar al Diácono Manuel Trujillo para completar sus sacramentos.