Ordenes Sagradas/Vocaciones

“Desde el momento de la concepción de Jesús en el vientre de María hasta su Resurrección, fue lleno del Espíritu Santo. En lenguaje bíblico, fue ungido por el Espíritu Santo y así establecido por Dios el Padre como nuestro sumo sacerdote. Como Resucitado, él sigue siendo nuestro sumo sacerdote …

Mientras que todos los bautizados comparten el sacerdocio de Cristo, el sacerdocio ministerial lo comparte a través del Sacramento de las Sagradas Ordenes de una manera especial.

La ordenación al sacerdocio es siempre un llamado y un regalo de Dios. Cristo les recordó a sus Apóstoles que necesitaban pedirle al Señor de la cosecha que enviara obreros a la cosecha. Aquellos que buscan el sacerdocio responden generosamente a la llamada de Dios usando las palabras del profeta, ‘Aquí estoy, envíame’ (Is 6: 8). Este llamado de Dios puede ser reconocido y comprendido a partir de los signos diarios que revelan su voluntad a los encargados de discernir la vocación del candidato “. USCCB

El orden sagrado es el sacramento mediante el cual la misión confiada por Cristo a sus apóstoles continúa siendo ejercida en la Iglesia hasta el fin de los tiempos: así es el sacramento del ministerio apostólico. Este sacramento tiene tres grados: diaconado (permanente y de transición), sacerdotes y obispos. Aquellos que se sienten llamados la Orden del Diácono pueden contactar al Pastor para discernir el Llamado a este ministerio vital en la Iglesia. El diaconado permanente está abierto a hombres casados o solteros mayores de 35 años que hayan pasado por las clases de diaconado de la Diócesis de Salt Lake City.

Aquellos hombres que no estén casados y deseen realizar estudios para el sacerdocio pueden comunicarse con la Diócesis de Salt Lake City al 801-328-8641.

Si piensas que puedes tener un llamado al sacerdocio, por favor comunícate con el Padre
Javier Virgen o con el Diacono Sunday Espinoza al

correo electrónico vocations@dioslc.org

o llame al 801-328-8641 x 398

o enlace a la página de vocaciones para la diócesis aquí.